Páginas

lunes, 8 de marzo de 2010

La Independencia es cosa de miles de canarios

El pasado sábado 6 de marzo, entre 2000 y 3000 canarias y canarios, se manifestaron por la Descolonización e Independencia en Las Palmas de Gran Canaria.


El devenir de los acontecimientos desde la pasada manifestación del 24-O en Aguere, convertía a esta nueva Manifestación por la Descolonización e Independencia de Canarias, un acontecimiento a seguir con mucho interés. La prensa del Archipiélago, que había mantenido una campaña de degradación del movimiento independentista, el inexplicable boicot de Ben Magec, la no participación de algunas organizaciones independentistas y las dudas organizativas al respecto de esta nueva manifestación, no hacían augurar demasiadas esperanzas de éxito. Sin embargo, el pueblo volvió a sorprender a la opinión público y se congregó masivamente en la ciudad del Guiniguada.  


Partiendo desde la Plaza de Belén María, una comitiva de unas 3000 personas, según los organizadores y 2000 según la Policía Local, arrancaron así como a las 12 de la mañana. Frente al edificio de la OTP, actualmente ocupado por la Policía Nacional, surgió un primer incidente. Un señor de unos 40 años vestido de paramilitar, se plantó frente a la pancarta que portaban los jóvenes organizadores, bastón en mano. Seguidamente, empezó a gritar "Arriba España" y "Canarias es España, aunque os joda". Los manifestantes, demostrando un gran civismo, no cayeron en la provocación y simplemente le dedicaron algunos cánticos antifascistas.


Durante la marcha por las calles de la Isleta, la Banda Guayedra amenizaba el acto con su música. Los manifestantes alzaron sus proclamas pacíficamente durante todo el recorrido, con gritos como "Canarias no es España, es mi nación", "7 islas, una nación", "Gofio, trabajo, cultura y libertad" o "España escucha, Canarias está en la lucha". Ante aseveraciones intolerantes de algunos transeúntes, la marcha contestaba con cánticos como "Español el que no bote". Empero, la mayoría de las conversaciones surgidas a pie de manifestación, contenían una pequeña simpatía ante esa idea. El descrédito de los políticos ante la opinión pública, el carácter obrero del barrio de La Isleta y el pequeño despertar de un sentimiento nacional incipiente, consigue que la idea de Independencia empiece a entrar en las cabezas de los ciudadanos.


La manifestación concluyó en el Parque Santa Catalina. Tumas Mora, recordó en su presentación a Paco Bello y a todas y todos los que no se encontraban allí. Posteriormente, Jorge Tinerfe leyó un comunicado a título personal, a petición de la Mesa de Tamarán. "¿Y de qué vamos a vivir? nos preguntan algunos. De nuestro trabajo, como siempre hemos hecho", sentenció Tinerfe en un emotivo discurso de hermanamiento, donde luchaba por una transformación real de la sociedad canaria y no de un "simple cambio de bandera". A continuación Laura, una chica representante de un grupo de latinoamericanos residentes en Canarias, solidarios con la causa independentista, leyó su discurso: "Esta representación americana también alza la voz, porque vivimos aquí, y nos sentimos parte de este pueblo, en el cual nos integramos día a día. La gran mayoría de los nuestros, junto a la gran mayoría de los isleños, luchamos en una época no tan lejana juntos, codo con codo contra el colonialismo". Finalmente, Lara González y Raúl Vega, en representación de la Mesa, leyeron el manifiesto.


El más que evidente éxito de la manifestación, ha superado al terrorismo mediático, al protagonismo de algunos supuestos independentistas y a muchas trabas más. Al final, quien habló fue la calle, que es la que tiene que hablar. Allí, miles de canarios, fueron los que dieron su veredicto. 

3 comentarios:

Ico dijo...

La verdad me da muchísimo miedo una independencia con este gobierno que tenemos que se llama nacionalismo, miedo no terror,...

ricardo dijo...

La no independencia es cosa de millones de canarios

coco dijo...

Hay que eliminar a Coalicion Canaria, PP y Psoe.
El enemigo tambien lo tenmos dentro de Canarias.
El cerebro de algunos canarios está atrofiado de tanto lavado.